Agradece

Agradece

Agradece. 

La semilla de la planta crece y agradece. 

Agradece con sus flores todo lo que recibe de la tierra. 

Agradece con sus colores la luz que recibe del sol. 

Agradece con su trabajo su existencia. 

Piénsalo; su propia existencia es un milagro:

Cuando fue semilla, pudo caer en tierra estéril. En un camino empedrado o en una banqueta de cemento. 

No fue el caso. Sus raíces abrazaron el calor del terreno apropiado. Y lo apropiado para ella fue crecer.

Ella agradece su existencia con su crecimiento. 

De alguna forma, inefable, conoce las estaciones del año y se prepara. 

Florece en primavera y aguarda al invierno. 

Soporta el clima en verano y desprende sus hojas en otoño.

Aunque se encuentra plantada en el mismo lugar; cada año es un viaje emocionante.

Por supuesto que los riesgos existen. 

Pueden pisarla por accidente. Incluso pisarla no por accidente. 

Su defensa es hacer lo suyo. Y lo suyo es crecer. 

Esa es su forma de agradecer.

¿Y la tuya?

#PiensaFueradelaSilla

Photo by KS KYUNG 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *