CÓMO MOTIVAR A LAS PERSONAS A MI CARGO

CÓMO MOTIVAR A LAS PERSONAS A MI CARGO

Me hicieron la siguiente pregunta:

“¿Qué estrategia podría utilizar para motivar al personal a mi cargo? Mi superior me recomienda estrategias como regalarles cosas, diplomas pero creo que se puede hacer mucho más para motivar a tu personal a cargo”

Ángel

Interesante pregunta. La respuesta es si, existen acciones concretas que tú puedes realizar para mantener motivado a tu equipo.

Antes te diré el principal problema que he detectado con respecto a la motivación: la falta de motivación es una excusa para no hacer lo que sabes que debes hacer.

“Me falta motivación”

“No tengo ganas de empezar”

“Quiero encontrar la motivación en tal libro”

No. Hay una gran diferencia entre intentar hacer y hacer.

Intenta caminar y jamás te levantarás de la silla.

Entonces ¿cómo impulsar constantemente a tu equipo?

Fortaleciendo a los integrantes para que descubran por su cuenta que no necesitan motivación.

Después de varios años de coordinar equipos dentro de gobierno, emprendimientos y asociaciones civiles, puedo compartir contigo lo que sé que funciona para impulsar al grupo que diriges:

PRIMERO: ¿Quieren estar?

Partimos de lo básico. Lo más elemental y lo primero que pasamos por alto. Tal vez las personas no quieren formar parte del equipo. Y lo que se nota con su desempeño. Por dinero, por comodidad o por otra circunstancia, sienten la obligación de quedarse en el grupo realizando tareas que no son de su agrado.

Tu deber es ayudarles a encontrar un lugar en el que se desarrollen con plenitud.

Debes apoyarles si desean salir.

Para un jefe principiante, el enterarse que un integrante del equipo quiere partir es doloroso ya que lo interpreta como un rechazo. No hay problema, deja los dramas para las novelas.

Es posible que una persona rechace alguna decisión tuya más no significa que rechace todo lo que eres. A menos que seas un patán o una patán.

¿La persona desea estar en otro grupo, equipo o empresa? Elimina el llanto y corta directo a la solución. Al ayudar a la persona con su salida, todos los involucrados se benefician.

1 Te beneficias porque la persona no causará problemas,

2 se beneficia la persona ya que tendrá oportunidad de desenvolverse en un nuevo ambiente y

3 se beneficia el equipo,  eliminando futuras confrontaciones con alguien que no desea hacer lo que le corresponde.

SEGUNDO: Interésate en ellos

¿Cuáles son los nombres de sus hijos?

¿Qué hacen después del trabajo?

¿Cuándo cumplen años?

¿Hay algo que les preocupe en este momento?

Un verdadero jefe, debe preocuparse por su equipo ya que el equipo se preocupará por él/ella.

Parece una utopía pero en los niveles profesionales así funcionan las cosas.  Cuida el equilibrio. Preocúpate y apoya no significa “hazte cargo de los problemas de otros”. Traza un límite para no invadir sin consentimiento el terreno de lo personal.

Escucha con atención, sé amable con tus palabras y ofrece consejos cuando sean solicitados.

No cargues con la presión de convertirte el mejor amigo de todos los integrantes. Ofrece el trato que te gustaría recibir.

TERCERO: Transmite la discusión; no la frustración

¿Durante la última reunión tuviste una discusión con el gerente general?

Bien. Deja el enojo que te causó y no lo lleves a tu equipo.

El equipo necesita al frente a una persona capaz de mantener sus emociones. Ser la gallina sin cabeza del grupo no es para ti. No se trata de convertirte en una máquina. Se trata de mantener tu enfoque en lo importante.

Lo siguiente me pasaba con mucha frecuencia:

1 Algo salía mal,

2 el superior jerárquico me llamaba la atención, por lo que mi respuesta de menor nivel era el enojo,

3 por lo que transmitía todo el enojo y frustración a mi equipo.

La frustración es mala consejera. No hay utilidad en el enojo.

CUARTO: Genera discrepancia

¿Soñaste una gran idea y deseas implementarla lo más pronto posible? Cuidado.

Las ideas dentro de tu cabeza son un pez en el agua: se mueven con gracia y tranquilidad en la mente. En tu mente son perfectas. Más no quiere decir que en su ejecución lo sean.

El análisis solitario de una idea es de hecho una mala idea.  Lleva esas ideas ante el grupo y arma la discusión. Fortalece la confianza de las personas mientras fomentas la discrepancia en el equipo.

Que uno de los integrantes entre a tu oficina y te diga “jefe; pienso que no es una buena idea lo que planteas, te propongo en cambio lo siguiente” es un indicador genial acerca de la salud de la cultura laboral predominante en el equipo.

No todas la ideas podrán discutirse. Hay indicaciones que serán imposibles de cambiar. Aún así, existen ciertas actividades que puedes poner a consideración del equipo. Cosas sencillas como el festejar los cumpleaños hasta el nuevo plan operativo del próximo año.

La oportunidad de discrepar genera una vía de comunicación constante entre el equipo, fomenta la discusión de nivel, la discusión con fundamento y propósito. Tu equipo sentirá que es tomado en cuenta en las decisiones.

QUINTO: El elogio de diez segundos

Ante el error corrige. Pronto. Directo. No des golpes con sombrillas. El grupo necesita precisión. Precisión de rayo láser. Llega hasta el fondo. 

Investiga la causa y analiza todas las consecuencias. Trabaja con el equipo para que no vuelva a suceder.

¿Por qué hacerlo si lo más sencillo es gritar y andar tal gallina sin cabeza?

Porque tus acciones repercuten ante el grupo. Se multiplican como las ondas en el estanque después de caer la piedra.

No esperes un grupo fuerte si haces de cada problema una tragedia.

No esperes un grupo unido si te adjudicas el crédito del esfuerzo grupal.

Si las cosas salen bien o mejor que bien, entonces elogia. Hazlo inteligentemente.

Sé un ser humano y conecta con tu equipo. Elogia lo que se hizo bien.

Te propongo algo que me funciona de maravilla. Algo sencillo, simple y efectivo: el elogio de diez segundos.

Diez segundos nada más. Sin exageraciones. Sin palmadas en la espalda. Usa las palabras adecuadas durante diez segundos.

Hazle saber al personal que te mantienes pendiente de sus actividades.

“Oye, el proyecto que presentaste para incrementar las ventas funcionó; te felicito por tu trabajo”.

“Me parece una solución muy creativa de tu parte, ese es el tipo de actitud que te llevará más lejos, te felicito”.

Por supuesto que el elogio de los diez segundos no sustituye los bonos prometidos o el reparto de utilidades. Lo que hace es generar mejores condiciones durante el día a día.

Entonces; Cuando se crea un ambiente favorable, la motivación es innecesaria.

Si has decidido llegar hasta aquí, genial. Ahora te invito a pertenecer a la lista de difusión de PIENSA FUERA DE LA SILLA.

¿Qué es una lista de difusión?

– Es la manera en la que más de 200 emprendedores nos impulsamos sin necesidad de memes motivadores ni decretos.

– No es un grupo, así que no tendrás que preocuparte por recibir cadenas.

¿Cuáles son los beneficios de pertenecer a ella?

– Recibirás ideas estupendas que envío por notas de voz directo a tu celular.
– Mantendremos conversaciones que dentro de tu círculo de amistades jamás tendrás.

– Recibirás feedback constante y
– es gratis.

¿Qué debes hacer para inscribirte?

– Agrégame primero a tu lista de contactos como Raúl Gabino. Mi número de WhastApp® es +52 1 8341309459

– Después, envíame un mensaje con tu nombre completo y la palabra inscribir.

Envía tu mensaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *