EL PESCADOR

EL PESCADOR

 
Despierta por la madrugada, prepara su equipo, toma una caña de pescar y viaja hasta la orilla del lago.
 
Lanza el anzuelo desde la orilla esperando atrapar el pez de sus sueños.
 
 
Por supuesto que el pescador tiene la expectativa de atrapar un pez grande, enorme, digno de un concurso. Por supuesto que la expectativa del pescador es una; la realidad puede ser otra. La realidad no tiene compromiso con nuestras expectativas.
 
Si el clima cambia y se forma una tormenta, será poco probable que el deseo del pescador se cumpla.
 
El pescador no tiene fuerza suficiente para detener una tormenta. Lo único que domina ante la situación son sus pensamientos. El clima se encuentra más allá de su control. Entre más pronto acepte la realidad será mejor ya que el aceptar la realidad, le permitirá alejar la frustración generada por las expectativas fallidas.
 
Con el control de sus pensamientos, el pescador es libre de tomar dos acciones posibles: ignorar la tormenta y continuar con la pesca (aunque esta opción no sea sensata) o suspender la actividad y regresar cuando el clima mejore.
 
Las emociones del pescador no cambiarán el clima. La ira, la tristeza, el enojo, la frustración impedirán el control de sus pensamientos. Son los pensamientos su única posesión, lo único dentro de su total control.
 
La frustración ante lo que no podemos cambiar es un desperdicio de tiempo y energía.
 
Todos tenemos expectativas que deseamos cumplir. La verdad es que no existe garantía alguna de convertirlas en realidad.
 
El mundo tiene tormentas imposibles de controlar. Lo que debes impedir es que la tormenta inunde el territorio de tus pensamientos.
 
No debes preocuparte demasiado por no cumplir con tus expectativas. La preocupación excesiva por algo que no sucedió es una carga muerta sobre tus hombros.
 
La frustración puede ser agobiante. Incluso nacernos creer que perdimos el tiempo, lo cual es mentira. El tiempo no es tiempo perdido mientras no pierdas las ganas de intentarlo de nuevo.
 
Que la tormenta no te controle. Tus pensamientos son lo único que te pertenece. Sé un hombre, sé una mujer. Domínalos y haz lo que tengas que hacer.
 
Forma parte de las 215 personas que reciben las notas de audio de Piensa Fuera de la Silla que envío a diario, con tips e ideas estratégicas por Whatsapp.
 
Agrégame primero a tu lista de contactos como Raúl Gabino. Este es mi número: +52 1 8341309459 y envíame un mensaje con tu nombre completo para decirme que te quieres inscribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *