¿Eres tan libre como crees?

¿Eres tan libre como crees?

Es triste y revelador pensar, el tiempo que las personas le dedican a pulir sus cadenas. A tener en orden de las cosas que “deben” hacer. A mantenerse bajo el control de las obligaciones auto impuestas. Obligaciones producto de la necesidad de aprobación, de mostrar su valía o por simple vanidad.

“No existe esclavitud más deshonrosa que la voluntaria” mencionó Séneca sin saber que dos mil años después, su frase seguiría vigente.

¿Eres tan libre como crees?

Cada vez que debes defender tu reputación, en realidad lo que haces es pulir un eslabón de la cadena invisible. Cada vez que culpas a otra persona por tu estado emocional, te aferras a la cadena invisible. Cada vez que cedes a tus impulsos, la cadena invisible hace que tu libertad se vuelva inasible.

Hombres y mujeres nacen libres y voluntariamente se convierten en esclavos.

Libre es el que renuncia a la venganza.
Libre es el que busca la coherencia.
Libre es el que controla su ego.
Libre es el que renuncia a su dependencia.
Libre es el que vive como quiere.

Ojalá seas tan libre como crees.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *