LAS 27 REGLAS DE LA BUROCRACIA

LAS 27 REGLAS DE LA BUROCRACIA

I Tu trabajo dentro de la función pública es ejercer la política y la burocracia. Que un gobierno cumpla con sus objetivos, es algo distinto.

Gobierno es la mejor universidad después de la universidad. Si lo primero que viene a tu mente es la clásica persona sentada sellando hojas en su escritorio, en parte tienes razón. Por otra parte, existen cosas muy interesantes siempre que tengas la disposición de aprender.

II El marco lógico. Presupuesto por resultados. Clasificación de las partidas. Planeación anual alineada al Plan Estatal de Desarrollo. Todo programa es perfecto en papel. Lo que importa es la implementación. Si el diseño del programa ignora la realidad fuera del escritorio, será una perdida de recursos y de tu tiempo.

III Es tentador usar las funciones de tu puesto para obtener beneficios fuera de la ley. Incluso te presionarán. Manténte al margen. Es mejor pasar por tonto que pasarse de listo. Hacer lo que no debes hacer te genera beneficios al corto plazo. En el largo plazo te quita tranquilidad. Ninguna cantidad de dinero pagará la carencia de tranquilidad.

IV Obsesiónate con los datos y la información de las actividades, proyectos, e informes de todo lo que pase por tu oficina. Nada debes borrar. Haz respaldo de todo. Los equipos en la oficina se estropean. Se incendian o desaparecen con más frecuencia de la que imaginas. Quien tiene la información tiene poder. Incluso los archivos arrumbados desde años tienen valor.

V Siempre que sea posible, utiliza tu equipo personal. Es más seguro que utilizar un equipo de gobierno. Cuida tu privacidad. A los gobiernos les encanta leer y escuchar tus conversaciones. Recuerda que ninguna conexión es segura.

VI Un truco tremendamente efectivo para proteger tu privacidad: al dejar tu escritorio cierra todas las sesiones y apaga la pantalla de tu computadora. He visto a una cantidad absurda de personas que se han metido en líos por ignorar esta recomendación.

VII Tu celular siempre en tu bolsillo. Usa un protector de privacidad para que en reuniones no puedan observar de reojo tus conversaciones. Si sabes con anterioridad que te pedirán tu teléfono antes de entrar a una reunión, no lo lleves contigo. Si la única opción es entregarlo, entrégalo apagado. Todos los teléfonos son vulnerables. Da por hecho que ninguna marca es confiable.

VIII Durante una llamada importante tu conversación será grabada o te pondrán en altavoz sin avisarte. Cuida lo que dices.

IX A menos de que cuentes con autorización expresa, nunca hables con la prensa.

X Ante la insistencia de la prensa, no concedas una entrevista de banqueta. Cítalos y atiéndelos en tu oficina.

XI Durante la entrevista en tu oficina primero ofrece café, té o galletas. Después habla de algo diferente al tema principal de la entrevista, por ejemplo, el resultado del partido de anoche. Paso siguiente pide las preguntas que te harán y cuando será publicada la entrevista. Durante la entrevista habla con datos. Guarda tus opiniones personales para otro momento. Dale seguimiento a la entrevista ya publicada. Genera tu propio archivo para aclaraciones posteriores.

XII Algunos periodistas buscarán chantajearte o extorsionarte. Si cedes en una ocasión cedes a todas.

XIII En caso de atender una manifestación, lo primero que debes hacer es identificar los liderazgos y hablar con ellos. Escucha a todos pero concéntrate en las personas líderes. No los mires como enemigos, trátalos como aliados que te ayudarán a resolver el problema. Identifica claramente sus demandas. Analiza la posibilidad de cada una de ellas y sé honesto con lo que es imposible. Jamás te comprometas a algo que sabes que no puedes cumplir.

XIV En caso de que los liderazgos no sean fáciles de identificar, escucha primero las demandas. Soporta los insultos y controla tu reacción. Pregunta de qué forma quieren dialogar, como amigos o como enemigos. Aunque parezca lo contrario, no todas las personas buscan lo mismo o tienen los mismos problemas. Muchos de los manifestantes no saben el por qué se manifiestan. Son acarreados. Quiébralos. Separa al contingente según la problemática y realiza una primera atención en el lugar. Después trata por todos los medios posibles de continuar la atención en tu oficina o fuera del lugar de la manifestación. Si los manifestantes insisten en continuar con la manifestación bloqueando una avenida, no tiembles sin importar la presión que puedas recibir a menos que recibas una instrucción distinta. Hazles ver que tendrán que quedarse día y noche hasta que tengan la disposición de dialogar. En caso de que tengan niños pequeños, gestiona o compra agua y algo de alimento para ellos. Los niños no deben pagar los errores de lo adultos.

XV Toda manifestación es un riesgo. Si consideras que existe un riesgo inminente a tu integridad, no acudas. Tal vez te cueste tu puesto, pero ningún puesto vale la pena si tu vida peligra. Nunca atiendas a una manifestación por cuenta. Siempre pide apoyo a todas las áreas responsables.

XVI Considera que todo lo que digas será grabado o transmitido en vivo. Cuando atiendas a los manifestantes, si la temperatura es mayor a los 37 grados, atiéndelos en pleno sol. Sobre el pavimento o el concreto. Los celulares se calientan y las transmisiones en vivo serán difíciles de realizar. De la misma forma si se presenta lluvia. Que alguien de tu equipo grabe a la distancia toda la situación y tome notas de los acuerdos.

XVII No eres tu puesto. Cuídate de los aduladores. Es difícil identificar la honestidad en las palabras porque todas las personas protegen sus intereses. Busca personas que contradigan tu opinión con datos.

XVIII Las corazonadas son para el corazón. Entre mejor información poseas, mejores decisiones tomarás.

XIX El chisme es un juego muy concurrido porque es fácil de jugar. El chisme es la comida chatarra de la información: te entretiene pero carece valor. No decidas en base a rumores de tus colaboradores.

XX Intentar agradarle a todas las personas a tu cargo es caerle mal a todos. Actúa con severidad si es necesario y con tranquilidad ante los hechos. Conoce a tu personal, escúchalos y busca ayudarles con algunos de sus problemas sin hacer alarde de ello.

XXI Si quieres que algo no se sepa, no lo digas. Si decides mantener una relación sentimental con alguna persona de tu oficina, no lo hagas saber. No lo menciones. Aunque las políticas y normas indiquen lo contrario. En algún momento te traerá problemas. Por más atractivo o erótico que parezca, JAMÁS tengas sexo en la oficina.

XXII Tus funciones las puede realizar para persona, sin importar tu capacidad. Eres reemplazable. Sin importar tus conexiones, conocimiento o experiencia.

XXIII Desde el primer día de tu gestión prepara tu salida. Tu superior jerárquico no es tu patrón. Tu patrón es la entidad o partido que te contrata. Sin excepción. Siempre ten lista tu renuncia. Siempre ten un proyecto listo bajo la manga. Prepárate para la adversidad aunque los tiempos sean favorables.

XXIV Nada es personal. Elige a tus amigos y elige mejor a tus adversarios.

XXV No hay enemigos en la política. Hay personas que buscan un interés distinto al tuyo.

XXVI Todos los partidos políticos que encabezan un gobierno son uno mismo. Sin importar su ideología. Su objetivo es el poder. Si lo permites, serás utilizado como una herramienta. El problema de las herramientas es que son fáciles de descartar. Sé una persona analítica, crítica y consciente. Entrenada en la resolución de problemas. Es tu decisión. Aprende de ellos sin realizar juicios a priori y sin realizar juicios de valor. Anota todo. Desconfía de tu memoria.

XVII En la política y en el gobierno hay niveles. Aléjate de las cloacas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *