LOS SIETE PASOS QUE DEBES CONOCER PARA EMPRENDER POR PRIMERA VEZ

LOS SIETE PASOS QUE DEBES CONOCER PARA EMPRENDER POR PRIMERA VEZ

Emprender es fácil.

Es parecido a una historia en la que paseas por el campo.

Nada más que el campo es árido y seco.

Encuentras almas errantes en el camino.

Descubres que el paseo te lleva a Comala.

Y te das cuenta de que el nombre de la historia es “Pedro Páramo”.

 

Te comparto una desagradable verdad: antes de empezar, la mayoría nos extraviamos en el laberinto mental de la oportunidad.

 

Oportunidad por aquí.

Oportunidad por acá.

Y nada de actuar.

 

ANTES DE EMPEZAR: Este escrito es para

– quienes andan extraviados en el laberinto de la oportunidad,

– no saben cómo dar el primer paso y

– quieren empezar de cero a uno.

 

Imparto un curso de emprendimiento. Durante el curso, además de enfocarnos en la ejecución, hablo con libertad de los errores que cometí. Te comparto una lista de ellos:

 

– Construir y presentar algo que nadie necesitaba.

– Ser demasiado optimista y no preparar un plan B.

– Llevar un proyecto solo sin ningún socio.

– No preocuparme por la publicidad.

 

Cuando te equivocas y analizas el error, es imposible que te vuelvas peor. Y dentro del taller, era fundamental crear una guía para animar a los alumnos a dar el primer paso con la advertencia de lo difícil que es emprender. Explicando al mismo tiempo que el emprendimiento es una etapa. Para explicar el cómo dar el primer paso, diseñé el método que comparto contigo.

 

Sigamos con la contestación de algunas preguntas que puedas tener en este momento:

 

¿El método que presentas es infalible? No. Ningún método es infalible.

¿Lo creaste de cero? No. Se basa en los métodos de Lean Start-up y Running Lean sumado a mi experiencia.

¿Tiene todo lo que necesito saber? No lo creo. Te repito; la idea es simplificar y dar el primer paso.

¿Lo puedo implementar? Por supuesto.

¿Es un método probado? No con la estructura actual. Lo que puedo agregar es que lo probaremos en un Company Builder del que seré socio.

¿Por qué lo compartes? No encuentro una razón para ocultarlo. Además, la idea es nada sin su ejecución.

 

Ahora te presento el método. Cada punto incluye una pregunta que debes responder de forma clara y sencilla.

 

1 IDENTIFICAR: ¿A quién y en qué puedo ayudar?

 

No es imposible vender arena en el desierto, aunque te costará un gran esfuerzo. Ahora imagina esa cantidad de esfuerzo dedicada a traer agua al desierto.

 

Deja la computadora. Camina rumbo a la plaza. Mira a tu alrededor. Observa con naturalidad para que no parezcas un inadaptado. Ahora centra tu atención en los adultos mayores que pasean. Y justo en el momento, llega a tu memoria lo que viviste cuando realizaste el servicio social en un asilo.

 

De pronto, uno de ellos resbala y cae con todo y bastón. Por fortuna nada grave. Sin embargo, te preguntas:

 

¿Cómo puedo disminuir el riesgo de una caída en los adultos mayores?

 

 

2 SOLUCIONAR: ¿Cuál es mi solución y en qué es diferente a las que ya existen?

 

En tu libreta escribes soluciones. Haces el boceto de un robot acompañante repleto de sensores y conexión a WiFi. El robot posee brazos articulados con fuerza para levantar a una persona. Por fortuna te das cuenta de que no tienes la experiencia en robótica y lo más probable es que, con las condiciones de las calles en el país, el propio robot necesite ayuda.

 

Después de varias ideas llegas a la conclusión que lo más sencillo y práctico es un bastón. Nada más que bastones hay muchos. ¿En qué será diferente tu bastón? Un mecanismo parecido al utilizado en los cinturones de seguridad. Cuando se produce una aceleración, el mecanismo lo interpreta como una caída y se despliega en la base un par de patas extras, parecidas a las varillas metálicas de un paraguas.

 

Al investigar te das cuenta de que existen soluciones parecidas en el mercado. Basándote en experimentos, notas que la tuya es más eficiente que la competencia. Por lo que inicias el registro de patente o modelo de utilidad ante el IMPI.

 

Esto de probar tus soluciones es fundamental. Te cuento:

 

Mi piel se irritaba por el constante rasurado. Después de unas vacaciones de verano tiré el rastrillo y dejé crecer mi barba. Me di cuenta de que, para llevar una barba agradable, se requieren muchos cuidados. Desde aceites hasta cremas. Lo que no me convencía eran los precios de los aceites. Orgánicos. Artesanales. Hechos por nuestro hermano el Nahual.

 

Recurriendo a los conocimientos de química que adquirí gracias a mi madre, comencé a fabricar mis propios aceites.

 

Jamás se me ocurrió venderlos hasta que un día alguien me dijo “hueles muy bien”. Expliqué que la fragancia se debía a un aceite que fabricaba de forma cacera para la barba. Y ese día tuve diez pedidos en la oficina… de aceite para cabello.

 

“Hmmm; esto puede ser un buen negocio”.

 

Al día siguiente abordé un autobús y fui a comprar más materia prima. A mi regreso, en la casa de una amiga armé un laboratorio y utilicé a una de sus hijas como sujeto de pruebas.

 

Resultado: vendí una cantidad considerable (no le digan a la COFEPRIS). Cerré el negocio porque en realidad no existía un elemento diferenciador entre toooodas las demás marcas. Además de que las pruebas eran insuficientes.

 

3 AGRUPAR: ¿Cuál es el perfil del equipo que necesito y cómo lo conseguiré?

 

¿Necesitas a un diseñador industrial?

¿Alguien que ya fabrica bastones?

¿Tal vez un carpintero para realizar un prototipo inicial?

 

He aquí la importancia de un socio. Puedes asociarte con cualquier persona, pero no cualquier persona aportará algo de valor al proyecto.

 

Ahora vemos esta triste historia:

 

Hace varios años entré al negocio de la bisutería. Importaba piezas de China en pequeños lotes. Aunque los márgenes de ganancia eran grandes, el negocio fue un fracaso.

 

¿Por qué?

 

Porque jamás en mi vida estuve en el negocio de la bisutería. Me gano el dinero.  Lo que sé lo aprendí en la práctica. La práctica es una universidad gratuita que cobra bastante alto cuando te equivocas. Si volviera a empezar, me haría socio de alguien involucrado en el negocio.

 

3 PUBLICITAR: ¿Cómo le diré a mi público que mi solución existe y es efectiva?

 

Ya tienes datos. Tu solución funciona. Lo llevaste al club de la tercera edad y ahora es la moda. No es el bastón más bonito. Lo importante es que funciona. Eso lo sabes tú. Nada más tú y tu primo que te ayudó a crear los bastones.

 

Ahora viene un reto mayor. Al club de la tercera edad entraste por recomendación de tu abuelita. ¿Cómo sabrán de tu bastón los demás? Contratar a un influencer para que grabe el unboxing no es la estrategia más adecuada. Lo siento. En cambio, notas que pone mucha atención a la radio por las mañanas.

 

¿Anunciar el bastón durante el programa de radio? Empecemos con una entrevista durante el noticiero de la mañana.

 

Algo más debes saber: a las personas no les importa tu bastón. Les importa lo que puede hacer tu bastón. Promociona siempre en base a los beneficios. Revisa la publicidad de Coca Cola. ¿A caso mencionan que es agua azucarada carbonatada? Lo único que hacen es mostrar personas felices. Haz lo mismo con el bastón. Muestra a una persona caminando con mayor confianza en la acera gracias a tu bastón.

 

Te presumo que tengo unos padres increíbles. Me apoyaron totalmente cuando decidí abrir mi escuela de oratoria y declamación a mis diecisiete años. Recuerdo lo emocionado que estaba con el proyecto. Conseguí un salón prestado durante los fines de semana en la preparatoria en la que estudiaba. Llevé una grabadora para ambientar. Conseguí algunos bocadillos. Y nadie llegó a la primera clase.

 

Pequeño detalle: olvidé por completo promocionar la escuela de oratoria…

 

4 MONETIZAR: ¿Cómo voy a ganar dinero?

 

Sé que quieres salvar al mundo. Eso es bueno. También yo quiero hacerlo. Antes necesitas dinero. Punto.

 

Fabricar tu bastón y regalarlo no es negocio. Es cierto que hay personas muy necesitadas que no cuentan con el dinero para comprar el bastón. Igual de cierto es que las cuentas deben pagarse. Genera valor, gana dinero y después crea una fundación.

 

El dinero es gasolina en el emprendimiento. Sin gasolina no te mueves.

 

¿Cómo ganarás dinero?

 

Con el ejemplo de los bastones es simple. Vendes bastón por bastón. Las concesionarias de automóviles hacen negocio con la venta del automóvil y los servicios posteriores. ¿Podrías aplicar algo similar en lo bastones? Si, puedes hacerlo. Aunque si uno compra un bastón, se espera que funcione sin necesidad de mantenimiento.

 

Ahora bien; hay empresas diseñadas para no ganar dinero desde el principio. Piensa en Facebook. Piensa en WhatsApp. Incluso Tesla. Estas empresas recurren a grandes fondos de inversión, cosa que tú no tienes por ahora.

 

Aquí te recomiendo el bootstraping; empezar con tus propios recursos. te recomiendo manejar de forma responsable el crédito.

 

¿En serio necesitas la última computadora?

¿Un sofá de piel?

¿Qué valor agregará a tu proyecto la mesa de ping pong?

 

No pierdas el enfoque.

 

5 GASTAR: ¿Cuánto me costará hacer esto?

 

¿Sabes cuánto pagarás de electricidad? En el norte de México, el calor es un asunto serio. Los negocios con locales necesitan del aire acondicionado.

 

¿Sabes cuánto te cuesta mantener en almacén un producto no vendido?

¿Y los impuestos?

¿Y tu sueldo?

¿Qué sucede con los costos de envío?

¿Cuánto esperas gastar durante el primer mes?

¿Y el segundo?

 

Aquí las cosas se ponen más serias. Maneja las finanzas con responsabilidad. Aléjate de los números alegres. Si descubres que las cuentan no dan, cambia el modelo de negocio y valida lo más pronto posible. De otra forma, emplea tu tiempo a otro proyecto.

 

6 LANZAR: ¿Cómo haré mi primera venta?

 

Vender es la mejor encuesta.

Es el sondeo más eficiente.

Y si no vendes, tu proyecto se muere.

 

Tienes que ir a donde se encuentra tu público objetivo y vender. No le vendas a todos porque tu producto no es para todos. Venderles a todos es perder el tiempo. Enfócate ya que tus recursos son limitados. Y el tiempo apremia.

 

La venta es un intercambio en el que las partes ganan. Es un intercambio honesto. Ofreces una solución y las personas te pagan a cambio. Eso es. Nada de estrujar al cliente. Se trata de ayudar. Siempre ayudar.

 

Ofrece pruebas sin compromiso. Ofrece una garantía amplia. Genera testimonios y muéstralos. Apunta los datos de tus primeros clientes. Llámales y pídeles retroalimentación. Esto será crucial en el desarrollo de mejores productos y servicios. Siempre recopila datos.

 

7 ANALIZAR: ¿Los resultados son satisfactorios?

 

En caso de que la respuesta sea un rotundo SI, ya diste el primer paso.

En caso de que la respuesta sea un rotundo NO, prueba una idea distinta.

En caso de que la respuesta sea un NO LO SÉ, da un golpe en el tablero y empieza de nuevo

 

7+ TOMAR: ve por un café y pregúntate: ¿en verdad quiero dedicar mi tiempo a esto?

 

Ahora te invito a lo siguiente:

 

1 Haz que las cosas sucedan.

2 Atrévete a dar el primer paso y

3 Agenda una asesoría uno a uno conmigo, en la que te ayudaré a darle forma a tu proyecto. Para agendar, entra AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *