PARA CUANDO CUMPLAS DIECIOCHO

PARA CUANDO CUMPLAS DIECIOCHO

La verdad soy un tipo común que tiene más preguntas que respuestas.

No sé cómo le hacen aquellos que dicen saberlo todo.

Lo que te puedo decir es que ha de ser muy cansado ir por el mundo con el ego inflado.

Hace más de diez años, salí con mis cosas de la casa de tus abuelos. Fingí confianza. La verdad tenía miedo. No me sentía maduro. Y sigo sintiendo que no lo soy. Ni siquiera sé muy bien lo que significa “madurez”. Te recomiendo que hagas tu propio concepto. Madura a tu manera. Y permite que los demás hagan lo mismo.

El mundo te quiere normal. El mundo te quiere igual. Todos somos diferentes. La persona que debe definirte eres tú. Nadie más. Ese es tu derecho y esa es tu obligación.

Soy escritor, poeta, biólogo, entrenador de perros, cantante, empresario, formador, estudiante, aprendiz, youtuber, podcaster, activista y nada de eso viene en mi título universitario.

Que el mundo no te imponga lo que debes ser.

Que tu mejor hábito sea la acción.

Que tu mejor habilidad sea la bondad.

Que tu mejor estrategia sea la verdad.

Que tu mejor sonrisa sea tu tarjeta de presentación.

Para vivir bien haz todos los días algo que valga la pena. Y lo que más vale es aportar valor a los demás.

La motivación es basura. No la necesitas. Lo que necesitas es definir lo importante e ir a por ello.

La opinión que tienen de ti los demás no es tu problema. Tu problema es hacer lo que debes hacer. Deja de escuchar a los que no se encuentran en el lugar en el que tú quieres estar.

Aporta belleza al mundo.

Nadie vendrá al rescate. Caes; te levantas.

Haz muchas cosas. Y empieza hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *